La Psicología Clínica o de la Salud es la rama de especialización encargada de localizar formas de pensar, sentir y actuar poco funcionales (que no cumplen su función), desadaptativas (no dejan a las personas adaptarse a su entorno) o no deseadas, para tratar de eliminarlas, modificarlas o sustituirlas por otras formas más positivas.

Más allá de la todopoderosa “ansiedad”, la omnipresente “depresión”, las fobias, las crisis vitales y la hiperactividad infantil, posiblemente desconozcas que la terapia psicológica ofrece soluciones para otros muchos problemas:

10. Obesidad.

Ya hemos contado en varias entradas que la alimentación depende de muchos factores. Algunos, como la propensión genética a engordar, un metabolismo lento o disfunciones tiroideas se escapan obviamente de los objetivos de la psicología, pero otros no. Cuestiones como la educación acerca de cómo comer, las creencias disfuncionales en torno a la alimentación o el manejo de la ansiedad que lleva a que muchas personas a comer sin control, se tratan en la terapia psicológica. La importancia del control estimular (controlar variables del entorno para evitar comportamientos no deseados, como comer entre horas, y promover comportamientos deseados, como mantener un horario de comida) es la piedra angular de la terapia psicológica para la obesidad.

9. Colon irritable-Estreñimiento crónico.

Una de las principales causas que alteran el sistema digestivo es la activación constante de la respuesta ataque-huida del sistema nervioso, es decir, lo que la gente suele describir como ansiedad y/o estrés. No es raro encontrar perfiles nerviosos y preocupones entre las personas que se quejan de problemas para ir al baño –y viceversa–. Las técnicas de relajación, el entrenamiento muscular abdominal y el aprendizaje de herramientas para manejar situaciones estresantes se han mostrado eficaces en el tratamiento de estas dos condiciones fisiológicas y resultan tratamientos menos invasivos que el consumo continuado de laxantes o astringentes.

8. Erección, eyaculación, penetración, orgasmo, deseo…

En terapia sexual no nos cansamos de decirlo, en ausencia de una alteración física evidente, las dificultades genitales y/o sexuales suelen ser de origen psicológico. En muchas ocasiones vienen asociadas al estrés percibido (en el trabajo, en la familia, en la pareja, en las expectativas de uno/a mismo/a). Promover el crecimiento erótico, huir de situaciones que son nocivas y cambiar las reacciones ante condiciones estresantes son objetivos de la intervención en terapia sexual y tienen un elevado porcentaje de éxito.

7. Tabaquismo.

Las adicciones a sustancias y a comportamientos (por ejemplo, la ludopatía) son otro de los campos exitosos de la psicología clínica, pero parece estar perdiendo su papel protagonista en el tratamiento de la adicción a la sustancia que mayor dependencia y peores consecuencias produce: el tabaco. La modificación de conducta ayuda a identificar situaciones en las que se fuma, cambiar pensamientos que pueden influir en este hábito y promover otro tipo de conductas alternativas al consumo de tabaco. El porcentaje de efectividad de este tipo de tratamiento es mayor al de otras terapias.

freeimages.co.uk medical images

6. Dolor.

De espalda, de cabeza, localizados, fibromialgia, migrañas… son algunas de las dolencias para las que la psicología clínica ha desarrollado técnicas y protocolos que ayudan a sobrellevar estas dificultades. Generalmente, muchas dolencias musculares se producen por somatización de la tensión acumulada de la ansiedad/estrés. La psicología de la salud se encarga del control de estas situaciones y del entrenamiento en comportamientos alternativos que nos ayuden a prevenir los dolores musculares. También se han desarrollado intervenciones eficaces para el tratamiento del dolor crónico (asociado a cánceres, por ejemplo), pero hablaremos de ello en otra ocasión.

5. Esquizofrenia.

Aunque se trata de una condición compleja y muy variada, y su tratamiento ha sido tradicionalmente asumido por la farmacología, la psicología clínica ha mostrado su eficacia en el entrenamiento de habilidades sociales de las personas con esquizofrenia o en el manejo del estrés para la persona y sus familiares con el fin de prevenir brotes; pero además, cada vez se usan más herramientas de la psicología clínica para el tratamiento de los síntomas positivos de la esquizofrenia, como los delirios y alucinaciones.

4. Incontinencia urinaria.

Más allá de la enuresis infantil, existe un elevado número de personas adultas que padecen incontinencia urinaria, problema que afecta a esta población de manera más preocupante ya que puede generar sentimientos de vergüenza o aislamiento social. Existen técnicas psicológicas altamente eficaces para ayudar a reconocer las situaciones en las que esta falta de control tiene lugar y a entrenar en nuevas herramientas para controlar el esfínter vesical.

3. Tartamudeo.

Habitualmente generado por el estrés asociado a la rapidez del habla, el tartamudeo es una de las dificultades que se corrige con técnicas de modificación de conducta. Educar a la persona acerca de cómo y por qué tartamudea y ayudarla a entrenar en un habla lenta y pausada son los puntos clave de la terapia psicológica.

2. Tics nerviosos.

Un mal manejo del estrés-ansiedad también puede haber causado la aparición de tics nerviosos que en el día a día se producen continuamente y que resultan incapacitantes para la persona (sobre todo a nivel social). La terapia psicológica puede resultar altamente eficaz en el entrenamiento de respuestas incompatibles con cada tic (gestos con la cabeza, muletillas en el habla o incluso onicofagia, es decir, morderse las uñas).

867288_78680429

1. Miopía.

Muchos casos de miopía se deben a una mala acomodación de nuestro cristalino aprendida por malos patrones en la lectura o la escritura. La modificación de conducta se ha mostrado eficaz en el tratamiento de esta patología, sobre todo, a través de técnicas de retroalimentación o biofeedback.

Como ves la Psicología ofrece soluciones alternativas a muchos problemas. Si deseas más información, no dudes en contactar con nosotros. En Terapia y Más podemos ayudarte.

Daniel Santacruz. Psicólogo Clínico y Sexólogo en Terapia y Más.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.