El pasado domingo colaboramos con Informativos Telecinco para hablar del miedo a volar y Realidad Virtual. Aquí te dejamos el vídeo y todo lo que quedó cortado en la edición.

¿Qué es el Miedo a Volar?

La aerofobia o miedo a volar es una reacción de miedo intenso ante la situación de montar en avión. A veces, puede ser muy específica (el momento del despegue, del aterrizaje o las temidas turbulencias) y otras veces más general (acercarse al aeropuerto, estar en la puerta de embarque, etcétera).

Las personas que lo desarrollan notan en estas situaciones una fuerte activación corporal por miedo (taquicardia, tensión muscular, sudoración, problemas estomacales) y pensamientos muy catastrófistas (“me va a pasar algo”, “voy a morir”, “no puedo salir de aquí”, “esto se va a estrellar”). Pueden reaccionar de dos formas generalmente. Algunas personas evitan la situación y se niegan a montar en avión; mientras que otras personas se exponen pasándolo muy mal y recurriendo a estrategias como la medicación, el alcohol o los infructuosos intentos por distraerse.

¿Se puede superar?

Claro que sí. Este miedo es muy frecuente en consulta y sus índices de recuperación son altos. La terapia implica una evaluación del origen y mantenimiento del problema y el tratamiento por exposición.

Como cualquier miedo, la clave es afrontarlo. Existe la posibilidad de hacerlo directamente a la situación más temida (implosión). La posibilidad de afrontar gradualmente a situaciones temidas de menor a mayor intensidad y dejar que la repuesta de miedo vaya extinguiéndose lentamente (exposición). Y la posibilidad de entrenar la repuesta de relajación en esas situaciones (desensibilización sistemática). Y en todos casos, se puede hacer en vivo o en imaginación.

Las tres posibilidades son efectivas y cada una está recomendada para cierto tipo de situaciones y para cierto tipo de personas. Por ejemplo, el miedo a montar en avión era muy difícil de reproducir en consulta, por lo que se recurría a entrenarlo en imaginación. Mientras que otras fobias, como a animales, podían tratarse con más facilidad.

La terapia también incluye entrenar en relajación diafragmática ante la repuesta de miedo y modificar falsas creencias que mantienen el miedo.

¿Qué aporta la Realidad Virtual (RV)?

La RV permite reproducir con mayor grado de realismo y fidelidad las situaciones temidas; por lo que el sujeto puede afrontar la situación de forma más eficaz, ya sea mediante exposición (dejar que el miedo desaparezca poco a poco) o desensibilización (entrenar la respuesta de relajación).

Como se ve en el vídeo consiste en colocarse las gafas de RV, experimentar la situación e ir esperando o provocando la relajación. Una vez se haya superado una situación poco temida, puede pasarse a la siguiente. Por ejemplo, en el miedo a volar suele comenzarse con la espera en la puerta de embarque para pasar al finger y luego a la cabina.

Habitualmente, los y las consultantes requieren de menos sesiones de tratamiento al utilizar esta técnica. ¿Te animas?

Julia Silva y Daniel Santacruz. Psicólogos y Sexólogos en Terapia y Más.

“El despegue, el aterrizaje y las turbulencias son las situaciones más temidas”

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Photo Credits:

(1) photo credit: Georgie Pauwels <a href=”http://www.flickr.com/photos/53662163@N06/33687490775″>Fly Robin fly</a> via <a href=”http://photopin.com”>photopin</a> <a href=”https://creativecommons.org/licenses/by-nd/2.0/”>(license)</a>

(2) photo credit: Peter Heeling. Public Domain.