¿Qué es la Psicología Infantil?

La infancia es la etapa clave para el desarrollo integral de las personas. Y la Psicología Infantil se encarga de intervenir en las dificultades que pueden presentarse en esta etapa.

Así, la cantidad de cambios que se producen, el potencial de aprendizaje de las niñas y los niños, y la falta de experiencia inherente a estos primeros años, pueden dar lugar a que el niño o la niña se desarrolle de manera adaptativa o que aparezcan dificultades.

La capacidad de cambio de los niños y las niñas es increíblemente valioso, por lo que es importante procurar intervenir cuanto antes si se sospecha de alguna dificultad en el desarrollo o en la adquisición de habilidades.

¿Cuándo acudir al psicólogo infantil?

Generalmente, se pueden dividir los problemas psicológicos durante la infancia en dificultades personales y dificultades del desarrollo.

Dificultades personales 

Ocurren cuando el niño o la niña no ha aprendido las habilidades necesarias para afrontar situaciones personales, familiares, escolares o sociales que le generan malestar.

Cuando la familia, los profesores/as u otros adultos observan cambios acusados o duraderos en los comportamientos del niño/a, en las relaciones con iguales o con adultos, problemas escolares o cambios de humor entre otros, puede ser el momento de acudir a consulta de Psicología Infantil. Las demandas más frecuentes suelen ser:

  • TDAH. Dificultades de atención, hiperactividad, falta de control de impulsos y emocional.
  • Comportamiento disruptivo. Dificultades en la gestión y aceptación de normas.
  • Dificultades escolares.
  • Ansiedad.
  • Alteraciones de la conducta alimentaria.
  • Problemas en las relaciones con iguales.
  • Problemas en las relaciones con adultos.
  • Ansiedad por separación.
  • Identidad sexual.
Dificultades del desarrollo

Cuando se detecta que el niño o la niña no evoluciona como se espera para su edad, ya sea de forma global (trastornos generalizados del desarrollo) o específicas (desarrollo intelectual, problemas de aprendizaje, de adquisición de habilidades motoras o de comunicación, problemas de control de esfínteres, entre otros).

Si la familia, los profesores/as u otros adultos cercanos observan que la niña o el niño no sigue el ritmo evolutivo esperado para su edad, es el momento de consultar al especialista en Psicología Infantil. Las demandas más frecuentes en estos casos son:

  • Trastornos generalizados del desarrollo.
  • Dificultades en el desarrollo intelectual.
  • Altas capacidades intelectuales.
  • Problemas con el control de esfínteres.
  • Dificultades de aprendizaje específicos: lectura, escritura, cálculo, coordinación motora, entre otros.
  • Déficit en el desarrollo de la comunicación: expresión, recepción, tartamudeo, etc.
¿Cómo funciona la intervención en Psicología Infantil?

En primer lugar, el papel del Psicólogo Infantil es el de acompañar y guiar al niño/a en el proceso de cambio, enseñar nuevas estrategias para ayudar a que la persona resuelva sus problemas y/o ayudar a que el menor y su familia aprendan a afrontar las dificultades.

Por otro lado, para que una intervención psicológica en la infancia resulte eficaz, se requiere del trabajo conjunto entre el terapeuta, la familia y el niño o la niña y, en ocasiones, el centro escolar.

psicología infantil