Un año más, se acercan las fechas de reuniones familiares, cenas de empresa y regalos, regalos y más regalos por excelencia. Muchos/as de nuestros/as conocidos/as o consultantes nos plantean las mismas quejas: “Mi hijo/a tiene de todo”, “No aprecia sus juguetes”, “Le regalan los abuelos, los tíos, los amigos… donamos juguetes sin abrir”, etc.

Los juguetes son una maravillosa fuente de diversión y aprendizaje, y son una base para el desarrollo de cualquier individuo en cualquier punto y cultura del planeta; todos necesitamos jugar. Pero, en ocasiones, nos pasamos de la raya, ¿regalamos demasiados juguetes?

Muchas veces, confundimos juego con juguete y tendemos a sobrecargar a nuestros menores con un sinfín de cacharritos de colores que olvidan al momento cuando lo realmente importante para el desarrollo es la habilidad de jugar.

Si eres de és@s modern@s que se gastaron una pasta en el peluche último modelo y los hijos de tus colegas jugaron más con la caja, si eres de esos padres que tienen que pedir a su abogado una orden para que los abuelos dejen de regalar a sus nietos coches y muñecas como si no hubiera un mañana o si quieres convertirte en el tío/la tía favorita de tus sobrinos y despertar los celos de tu cuñado/a y su familia, si eres de los que piensan que más es mejor y no encuentras el punto en qué parar… échale un vistazo a nuestras recomendaciones.

 

Libros

Algo que nunca pasará de moda, el must por excelencia de los regalos. Consigue alejar a tus pequeñas personas favoritas de un futuro más negro que los de Black Mirror, regalándoles un trozo de cultura para llevar. Huye de Disney, huye de los libros de obligada lectura para el estudiante y corre a refugiarte en alguna librería especializada. Encontrarás un sinfín de oportunidades en las que bucear para regalar el libro que puede cambiar la vida de tu hij@, sobrin@, niet@… Este año, libros como el Emocionario (Palabras Aladas S.L.), Vacío (Barbara Fiore), Pequeños cuentos para dormir en un minuto (Bescoa) o Letras al carbón (Juventud) han cautivado los corazones de Terapia y Más.

 

Materiales de construcción

Regala a tu hijo/a un saco de cemento, un martillo y unas tablas de madera y tarde o temprano tendrás tu propio adosado. No, nos referimos a estos materiales de construcción. Uno de los “juguetes” más investigado y avalado por psicólogo/as y educadores de cualquier época y corriente son los materiales que permiten a niños y niñas construir, crear, desarrollar, pintar, esculpir, coser, cocinar o montar. Ser capaz de modelar materiales, de combinar materiales, de usar distintas herramientas permiten que la creatividad de los niños/as se expanda. Puedes optar por los clásicos (pinturas, plastilina, juegos de piezas) o explorar nuevas vías, la robótica está pisando fuerte…

robot electroneumatico

Disfraces

Otro de los juegos de los que niñas y niños obtienen más ventajas son los juegos de roles. Ser capaz de jugar a ser otro, adoptar y adaptar distintos puntos de vista, comprender las emociones de otra persona, etcétera son habilidades básicas que necesitarán a lo largo de su vida escolar, laboral o de pareja como agua de mayo.

Los disfraces facilitan que esto ocurra; y de nuevo, puedes elegir entre lo clásico (otra princesa de Frozen, otro CR9) o hacerte con una variedad de complementos de distintos disfraces, telas y pinturas faciales para crear los propios trajes, reciclar antiguas prendas, visitar tiendas de ropa de segunda mano y demás. ¿A quién no le gusta disfrazarse?

 

Iniciar una afición

Ya lo dice el anuncio: “Cuanto más cosas construyas en tu vida…” y es que desde la consulta, vemos que muchas veces los adultos que más tiempo ocioso tienen, mas preocupaciones experimentan. Hay infinidad de posibilidades, la infancia es el momento para recibir la primera cámara de fotos o la primera bici, el primer curso de cocina o de programación, la primera clase de rugby, baile moderno o esgrima, la primera guitarra o el primer sintetizador. Tú decides.

 

Una excursión

Viaja por un momento a tu propia infancia y trata de recordar algún juguete especial que te haga recordar con nostalgia cualquier tiempo pasado fue mejor. Es probable que te cueste acordarte más de ello que de cuando fuisteis al parque de atracciones con tus padres, cuando tu madrina te llevó al cine o los abuelos te acompañaron al museo arqueológico a ver ese dinosaurio tan grande.

Una visita al sinfín de actividades programadas para niños o de los recursos específicos pueden ser tan buen regalo como el juguete de turno. Museos de arte, de ciencia, arqueológicos, Micropolix, Burrolandia… son opciones más que recomendadas.

 

…Y si ninguna de estas opciones te convencen, ya sabes, hay una que nunca falla:

regalos perros

Adoptar o acoger (o vale, incluso comprar) un animal ayuda enormemente al desarrollo de las personas. Perros, gatos, conejos y demás son fuente de cariño incondicional y ayudan a los niños y niñas a desarrollar responsabilidades. ¿Te animas?

Daniel Santacruz y Julia Silva. Psicólogos clínicos y Sexólogos en Terapia y Más.

 

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Photo credit

(1) Ravi_Shah <a href=”http://www.flickr.com/photos/24609568@N04/23377588253″>Christmas Presents</a> via <a href=”http://photopin.com”>photopin</a> <a href=”https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/”>(license)</a>

(2) https://www.juguetronica.com/robot-electroneumatico

(3) MattysFlicks <a href=”http://www.flickr.com/photos/68397968@N07/11179459385″>Christmas party animals</a> via <a href=”http://photopin.com”>photopin</a> <a href=”https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/”>(license)<