Con la llegada del verano muchas personas sufren porque su imagen no se corresponde con los cánones estéticos imperantes en la sociedad… Comienza la operación bikini.

Algunas personas entran en un proceso de cambio y mejora de su propia imagen que les ayuda a sentirse mejor (cambios en los hábitos de sueño, alimentación, práctica de ejercicio), pero no son pocas las que comienzan una batalla contra ellas mismas y tratan de quitarse a toda costa aquello que no les convence, recurriendo a cualquier remedio (productos milagro, regímenes o intervenciones quirúrgicas).

¿Y SI ESTE VERANO REALIZÁRAMOS UNA OPERACIÓN BIKINI DIFERENTE? ¿Una en la que nos cuidáramos por dentro para estar resplandecientes por fuera? Aquí tienes nuestra propuesta:

 OPERACIÓN AUTOESTIMA

1. ACÉPTATE A TI MISM@. La imagen que cada persona tiene de sí misma influye en cómo nos vemos, cómo somos vistos, tratados y valorados por los demás y en cómo nos relacionamos con nosotros/as y con el resto de personas. Las personas que se aceptan con sus defectos y virtudes, con sus cualidades y limitaciones, tienden a valorarse y ser valorad@s por otras personas en mayor medida que las que no.

Aprende a valorar tu imagen. 

Escribe una descripción de ti mismo/a. Subraya los aspectos positivos en un color y los negativos en otro. El objetivo principal será aprender a describirte de forma distinta. Por ello, céntrate en las descripciones positivas:

  • ¿Se refieren más a tu personalidad que a tu físico? Centra tu atención sobre esas partes de tu cuerpo que pasan desapercibidas, ¿y tus uñas? ¿y tus gemelos? ¿y tus mejillas? ¿y tu sonrisa? O bien, juega a que tienes que “venderle a alguien” esa parte de tu cuerpo que no te gusta, ¿eres capaz de buscarle ventajas?
  • ¿Cuántas son? Si son menos que las descripciones negativas, prueba a esforzarte un poco más, busca otros aspectos de tu físico, de tu personalidad, de tus relaciones con los demás que sean valorados por ti o por otras personas.
  • ¿Tienden a ser abstractas? Defínelas, soy maj@ vs. soy maj@ con personas conocidas y desconocidas, soy maj@ cuando estoy de buen humor. ¿Son negativas? Formúlalas en positivo, no soy egoísta vs. soy generos@, soy altruista. ¿Se refieren a cualidades? Tradúcelas a hechos, se puede confiar en mí vs. mi madre confía en mí, mi amigo confía en mí…

Las descripciones negativas pueden ser el resultado de…

  • …una serie de experiencias negativas que prevalecen como únicas y verdaderas ante cualquier evidencia en contra. ¿Has tratado a aceptarlas y re-encuadrarlas en tu biografía tiempo después de que ocurrieran?
  • …la imitación, más o menos premeditada, de personas significativas (adultos/as, famosos/as…). ¿Merecen la pena? ¿Has intentado imitar características deseables de otras personas? ¿Has pensado cuáles de tus características personales pueden ser deseables para otros?
  • … ser habitualmente señaladas como negativas por personas importantes.¿Estás bajo el influjo de alguna etiqueta? ¿Has probado a deshacerte de ella? ¿Y a convertirla en tu fortaleza en lugar de en tu debilidad?   

La auto-aceptación es totalmente compatible con una actuación constante y continuada para modificar aspectos mejorables. Que yo acepte mi peso, el tamaño de mis orejas o la cantidad de pelo en mi cuerpo no quita que no pueda practicar ejercicio, mirarme al espejo cada mañana o decirme lo guap@ que soy.

2. RECUERDA TUS ÉXITOS, NO SÓLO TUS FRACASOS. Cuando una persona recuerda las circunstancias pasadas en que tuvo éxito, se encuentra con una actitud más positiva para afrontar las dificultades del presente. Recuerda que en ocasiones pasadas has sido capaz de superar dificultades.

Haz una lista de estos éxitos y recurre a ella en los momentos de inseguridad. Por ejemplo, si un verano te pusiste una prenda de ropa y alguien te hizo una crítica dañina, ¿has probado a centrarte en todos esos aportes positivos que te han hecho con otras prendas de ropa?

Los errores están para aprender. Los errores cometidos en el pasado son una vía de aprendizaje en el futuro, la forma de saber cómo NO afrontar algo.

3. ENFRÉNTATE A SITUACIONES CONFLICTIVAS. ¿Eres de los que evitan los conflictos o se enfrenta a ellos con ansiedad o agresividad? Las personas que aprenden a resolver sus problemas experimentan más sentimientos de competencia y valía personal.

Los problemas son inevitables pero cómo afrontarlos depende de ti. No se trata de tener la solución perfecta, sino de crear tu propia estrategia de solución intentando obtener el máximo beneficio con el mínimo coste. Realiza una lista de problemas a solucionar, define el problema, piensa en alternativas de solución, recuerda cómo has afrontado los problemas parecidos en el pasado y pon en marcha la estrategia decidida.

4. AFRONTA SÓLO LOS PROBLEMAS QUE PUEDAN SOLUCIONARSE. Los eventos negativos que ocurrieron en el pasado ya no tienen solución. Lo que ahora puedes hacer es modificar el presente y trabajar para que el futuro sea mejor.

No puedes cambiar tu pasado. Tampoco puedes cambiar la cantidad de pelo de tu cabeza o la distancia entre tus ojos. Pero quizás puedas cambiar tu manera de vestir, de actuar en situaciones sociales o de decirte cosas positivas.

Realiza una lista de temas a resolver y ponte manos a la obra. Fíjate pequeñas metas que estén a tu alcance. El éxito en pequeñas cosas crea expectativas de logro para ocasiones futuras.

5. NO TE PROPONGAS METAS IMPOSIBLES. Algunas personas se fijan metas casi imposibles de lograr, con lo que experimentan continuos fracasos y una insatisfacción general. Con la imagen personal, no aceptar un imposible puede incluso llevar a consecuencias muy nocivas. Identifica cuáles son tus metas y tus modelos, quién los dicta, qué ocurre cuando no se cumplen y qué te dices del resultado.

No pienses en términos extremos ni te plantees exigencias inalcanzables.A lo mejor no se trata tanto de tener el cuerpo de los anuncios y de las revistas, sino de tener una imagen positiva y coherente con uno/a mismo/a la mayor parte del tiempo.

6. PROPONTE METAS EN FORMA DE COMPORTAMIENTOS QUE DEPENDAN DE TU ESFUERZO PERSONAL. Lo que nos recarga la autoestima es el esfuerzo, no tanto los logros o los éxitos. En lugar de pensar Este verano tengo que entrar en el bañador del año pasado como sea, intenta pensar Puedo comprarme un bañador nuevo.Realiza un listado de metas a conseguir. Ni te puede salir todo bien ni lo que decidas va a gustar a todo el mundo.

7. FOMENTA EL CONTACTO CON PERSONAS AGRADABLES. Las relaciones sociales positivas desempeñan un papel importante en la autoestima personal. Identifica a tus personas agradables y a tus personas desagradables. Organiza encuentros con las agradables y huye de los vampiros sociales.

Además, esfuérzate por ser agradable con otras personas, tod@s tenemos aspectos positivos que destacar y a tod@s nos gusta que nos los destaquen. ¿Qué ganas centrándote en la crítica destructiva y en los aspectos negativos?

8. MÍMATE, EVITA VIVIR ÚNICAMENTE DE DEBERES Y OBLIGACIONES. Diviértete sin excesos contraproducentes para la salud y disfruta de los ratos de ocio diarios. Realiza una lista de actividades agradables y haz al menos una al día. ¿Para qué vas a la playa o a la piscina? ¿Para preocuparte por tu cuerpo y lo que crees que los demás están pensando? ¿O para divertirte? Recuerda que te mereces disfrutar.

funbeach

Julia Silva García y Daniel Santacruz. Psicólogos y Sexólogos de Terapia y Más.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.