A. AIDS

El sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida o AIDS por sus siglas en inglés) es un síndrome caracterizado por la supresión de defensas (inmunodeficiencia) que deja al organismo humano tan débil que cualquier infección es capaz de acabar con él. Empezó a describirse a finales de los 70 y se calcula que aproximadamente mueren cinco mil personas al día por complicaciones relacionadas con la infección.

En sí mismo el sida no es una enfermedad como tal, sino un estado de inmunosupresión en el que una serie de infecciones pueden aprovechar para infectar el organismo y producir la muerte.

El sida es provocado por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) que actúa en el organismo eliminando glóbulos blancos (linfocitos T CD4). De tal manera que todas las personas que tienen sida, tienen VIH; pero no todas las que tienen VIH acaban desarrollando sida. Sobre todo en países desarrollados, la infección se detiene mediante el uso de medicamentos. Aunque esas personas serán portadoras, no desarrollarán sida. Actualmente, la esperanza de vida de las personas con VIH es la misma que la de las personas sin VIH en países desarrollados.

B. Boca

Las prácticas buco-genitales han sido siempre un tema controvertido en la infección por VIH. Hasta la fecha, no hay documentado ningún caso por transmisión exclusiva a través de una práctica buco-genital. Hablamos de una posibilidad teórica, no real, pero eso no debe evitar la prevención en este tipo de prácticas o la realización de pruebas de detección.

C. Condón

La mejor forma de prevenir la transmisión del VIH es el uso de métodos de barrera (condón masculino y condón femenino) que impiden el contacto entre fluidos transmisores y vías de entrada al organismo y se han mostrado altamente eficaces.

condom

D. Demografía

La infección por VIH y el sida están presentes en todos los países del mundo, pero resulta epidémico en el sur de África. La falta de recursos (preservativos, medicamentos) y de educación sexual hacen que en países como Zambia, Zimbabue o Botsuana la prevalencia de infección por VIH sea de entre un 15-50% de la población. En España se estima que la prevalencia está entre 0.5-1% pero, aunque el número de personas que desarrollan sida desciende cada año, aumenta el número de personas infectadas por VIH.

E. Estigmatización

El boom del sida coincide con una etapa de conservadurismo sexual en EEUU y Reino Unido por lo que desde su aparición se asoció frecuentemente con grupos de población ya vulnerables (como personas homosexuales o migrantes). La infección por VIH y el sida han estado marcados por una fuerte estigmatización pese a la constante lucha de muchos grupos. Términos despectivos como “sidoso/a”, falta de formación e información (como pensar que VIH y sida son lo mismo o que puede transmitirse a través de la saliva) y la falta de representación en medios han llevado a un rechazo hacia la infección que en muchos casos la relega al anonimato.

F. Filadelfia

Filadelfia (Philadelphia. Jonathan Demme, 1993) narra la historia de la infección por VIH de un abogado gay en la Nueva York de los noventa. Aunque la historia y la vivencia de la infección ha cambiado mucho desde entonces, en el imaginario popular las escenas de Filadelfia están todavía muy presentes, algo que, a las personas que trabajamos por la vivencia positiva de la infección, no suele ayudar a integrar esta experiencia desde perspectivas más positivas.

G. Grupos de riesgo

Hasta hace pocos años, parte de la estigmatización consistía en definir grupos de riesgo (prostitutas, homosexuales, inmigrantes…) cuando no depende tanto de la personas como de los comportamientos que puede llevar a cabo cualquier persona (penetración anal o vaginal sin uso de preservativo, uso indebido de jeringuillas…). Esta perspectiva tuvo que ser cambiada para luchar contra la estigmatización; una prostituta o una persona homosexual no se contagia de VIH por ser prostituta u homosexual, sino por mantener alguna práctica con posibilidad de transmisión.

H. El club de las cuatro haches

El club de las cuatro haches era la forma de referirse a los primeros grupos de personas en los que se describía la infección en los años 80: homosexuales (por la práctica de penetración anal sin preservativo, la vía sexual más frecuente de transmisión), hemofílicos (por las transfusiones sanguíneas, actualmente controladas), haitianos (por la elevada prevalencia de la infección en la isla en los años 80 y en sus emigrantes a EEUU) y heroinómanos (por la transmisión a través del uso compartido de jeringuillas). Actualmente, la constante lucha contra la estigmatización ha dejado este término en el olvido.

I. Infecciones oportunistas

Son las infecciones que aprovechan el estado de inmunodepresión producido por el VIH para invadir el organismo. Las infecciones oportunistas más frecuentes son candidiasis, citomegalovirus, herpes simple, neumonía, toxoplasmosis o tuberculosis.

J. Jóvenes

Los y las jóvenes siempre se han mostrado como objetivo diana de las campañas de concienciación de prevención y uso del preservativo. Por un lado, porque en torno a la adolescencia y juventud comienzan a exponerse a los comportamientos que producen la transmisión. Por otro lado, por su mayor flexibilidad a la hora de integrar nueva información y cambiar sus hábitos de saludo. Aunque, como decíamos, cualquier persona puede estar expuesto/a a la transmisión del virus, muchas veces se estigmatiza a la juventud como factor de riesgo para la infección. En España, en 2012, la franja de edad con mayor número de nuevos diagnósticos eran las personas entre 30-39 años, seguidos de las personas entre 40-49 años. Lo que podría hablarnos de la capacidad de concienciación de la gente más joven.

L. Luc Montagner

El VIH fue aislado y descrito por primera vez por Luc Montagner y Françoise Barré-Sinoussi en 1983 en el Instituto Pasteur de París. Paralelamente, Robert Gallo en Baltimore describió el virus a partir de muestras proporcionadas por los franceses. Al parecer, era una mutación del virus de inmunodeficiencia simia, posiblemente transmitido de simios a humanos en algún momento de los años 50 en África Ecuatorial.

M. Mitos

Existe una gran mitología en torno al VIH:

  • “Se nota”, “No tenía pinta de tenerlo”, “Parecía un chico/a sano/a”. FALSO. La infección por VIH es asintomática hasta estados muy avanzados (sida). La única forma de saber si alguien lo tiene o no es la realización de una prueba.
  • “Sólo lo transmiten gays, prostitutas…”. FALSO. La infección depende de la práctica, no del grupo o colectivo.
  • “Mi pareja no me lo puede transmitir”, “Si yo tengo pareja estable”. FALSO. Lamentablemente hay muchos tipos de pareja y la transmisión entre parejas puede existir cuando alguno de los dos miembros no sabe que lo tiene, cuando existen relaciones al margen de la exclusividad de la pareja, etc.
  • “Acostarse con alguien con VIH ya es infectarse”. FALSO. Una práctica erótica con posibilidad de transmisión con alguien con VIH no asegura la transmisión, ésta depende de muchos otros factores. Existen parejas serodiscordantes (uno/a lo tiene y el otro/a no) donde no se ha dado la transmisión tras años de prácticas sin preservativo.
  • “Si lo tengo me suicido”, “Si lo tengo, no tendré el apoyo de mi familia”. FALSO. El diagnóstico de infección por VIH es un cambio importante en la vida de las personas, no todo el mundo se ha parado a pensar qué pasaría si lo tuviera y muchas veces las reacciones del entorno y de uno/a mismo/a son sorprendentes (tanto para bien, como para mal).
N. Negacionismo

Es un movimiento, principalmente estadounidense, que defiende la teoría de que el VIH no existe o que el VIH no causa el sida. Se escudan en la malnutrición, el consumo de drogas o el uso de antirretrovirales como causa del estado de inmunodepresión. Sin embargo, la evidencia es concluyente y distintas comunidades científicas rechaza e ignora estas hipótesis. Curiosamente, los máximos defensores de estas teorías suelen morir por complicaciones derivadas del sida, por lo que se especula que se trata de un negacionismo de su propia realidad llevado al extremo.

O. ONG

Muchas organizaciones de personas interesadas en la lucha contra la transmisión del VIH trabajan en distintos países, en distintos sectores, con distintos colectivos con el mismo objetivo: conseguir que la transmisión desaparezca. En España, puedes consultar a Apoyo Positivo, Cruz Roja, Cesida, FPFE, etc. aunque cada año ven reducidas sus aportaciones por parte del Estado.

P. Prueba

La única forma de saber si se tiene o no VIH es realizarse la prueba cuando ha existido alguna práctica con posibilidad de transmisión. Existe una gran variedad de pruebas rápidas (saliva, sangre) que pueden asegurar un resultado en cuestión de minutos. ¿Te la has hecho alguna vez?

Q. Queen

Freddy Mercury, cantante y líder del grupo musical Queen, fue una de las primeras personalidades en fallecer por complicaciones relacionadas con el sida. Su historia sirvió de inspiración a muchas personas para comenzar a luchar contra la infección. Otros personajes famosos (Isaac Asimov, Rock Hudson o Rudolf Nureyev) también fallecieron por estas causas.

R. Representación

A diferencia de otros aspectos problematizados a lo largo de la historia de la sexualidad o de otras infecciones y enfermedades, el VIH/sida no ha recabado una gran representación en los medios de comunicación estándar. Lo que ayuda a contribuir a la estigmatización de estas personas. Para observar cómo es la vida de alguien con VIH/sida es necesario acudir a materiales específicos (como las series de televisión Queer as folk o The L Word) o a películas poco comerciales o que ofrecen una visión muy negativa de la infección (Test, 2013; Dallas Buyers Club, 2013; Angels in America, 2003; Todos sobre mi madre, 1999). También se pueden encontrar visiones más positivas en películas como Los amigos de Peter (1992), El orfanato (2007) o Philip Morris, ¡Te quiero! (2009).

S. Síntomas

La infección por VIH no tiene síntomas. Aunque un pequeño porcentaje de personas infectadas pueden mostrar algún cuadro sintomático en una primera fase de la infección (fase aguda), lo habitual es que pase desapercibida, sin medicación, durante 8-10 años (fase de latencia), ése es el principal factor de transmisión, desconocer que se tiene el virus. Pasado ese tiempo, y sin medicación, empiezan a aparecer las complicaciones relacionadas con la infección y a denominarse sida (fase avanzada).

T. Transmisión del VIH

Existen tres vías de transmisión: (a) sanguínea (uso compartido de material sin esterilizar), (b) vertical (de madre a hijo/a durante el parto y/o la lactancia), y (c) genital (a través de penetración anal o vaginal insertiva o receptiva sin el uso de método de barrera; de las prácticas buco-genitales ya hemos hablado antes).

U. Unión

Desde los orígenes de la infección, las personas con VIH se han unido para luchar por la investigación, la prevención y le detección precoz, pero también como forma de apoyo. Aunque cada vez menos, son muchas las personas que se encuentran sin apoyo de la familia, los amigos/as o el ambiente laboral cuando revelan que tienen VIH. La red de apoyo es uno de los principales factores que aseguran la resiliencia tras la infección.

V. Ventana

El periodo ventana es el periodo que hay que esperar desde una práctica con posibilidad de transmisión hasta que se puede realizar cualquier prueba de forma eficaz. Esto es debido a que la mayoría de pruebas detectan la presencia de anticuerpos (no de virus en sí), por lo que hay que esperar un mínimo de 3 meses para que éstos se desarrollen.

W. Western Blot

Se trata de una prueba confirmatoria en la realización de VIH. En la mayoría de casos se realizan pruebas rápidas altamente específicas (si es negativo, es 100% seguro) pero algo menos sensibles (posibilidad de falsos positivos). Por ello, ante cualquier prueba reactiva, es necesario realizar una prueba confirmatoria en sangre (Western Blot o ELISA).

X. Porno

En el mundo de la pornografía comercial siempre se trata de cumplir con las medidas de prevención como una medida de protección para los actores y actrices pero también como forma de modelado al resto de las personas. Esto no quita que sean uno de los colectivos con más posibilidades de transmisión (recuerda que se transmite por prácticas, no por personas).

Z. Antirretrovirales

La zitovudina fue el primer antirretroviral aprobado por la FDA estadounidense y comercializado como Retrovir®. Actualmente, existe una gran cantidad de medicamentos, y siguen surgiendo nuevos, que actúan contra el ciclo vital del virus en cualquiera de sus fases (implantación, reproducción, liberación…). Los medicamentos antirretrovirales también han mejorado en cuanto a sus efectos secundarios de tal manera que son menos invasivos para las personas que tienen que medicarse. Además, se ha desarrollado la profilaxis post-exposición (es decir, medicamentos antirretrovirales que se aplican automáticamente cuando existe un contacto con alta posibilidad de transmisión) con resultados positivos muy eficaces y cada vez se investiga más en la profilaxis pre-exposición peut on acheter viagra sans ordonnance.

Daniel Santacruz. Psicólogo y Sexólogo en Terapia y Más.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

photo credit: <a href=”https://www.flickr.com/photos/xshamx/3538898056/”>Sham Hardy</a> via <a href=”http://photopin.com”>photopin</a> <a href=”http://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.0/”>cc</a>